Muy lindo: un perro salva un perro herido en la carretera! Mira y comparte este vídeo!

En este vídeo vemos algo sorprendente, un perro aparentemente herido por un auto queda tirado en la autopista, pero para sorpresa de todos no es un ser humano que lo salva sino otro perro:

Este arriesga su propia vida para cruzar como puede entre los autos y agarrar al perro tirado y arrastrarlo fuera de la carretera.

Una lección de vida que nos dan nuevamente los animales.

 

 

Algo sobre los perros de rescate:

 Los instintos mas implicados en el trabajo del perro de rescate son:

Instinto de caza
En un perro de rescate, como en otros perros de trabajo, cuanto más elevado sea su instinto de caza, más fácil será conseguir una motivación alta que será la que mueva al animal a realizar el ejercicio que nosotros queramos. Sin él sería mas complicado conseguir activar al perro.

Instinto de presa
Se desarrolla a continuación del instinto de caza y es fundamental a la hora de recompensar al perro.

Instinto de búsqueda
El perro, a través de este instinto, intentará localizar su presa, en este caso, la víctima.

47440

RASGOS DE CARÁCTER
El perro deberá tener unos rasgos de carácter determinados en función de la tarea que va a desempeñar y cada rasgo deberá tenerlo en un grado determinado. Algunos de estos rasgos están íntimamente ligados entre sí y no existe una división que los separe definida y claramente, pero son fundamentales a la hora de conseguir un entrenamiento óptimo del animal.

Algunos de estos rasgos son:

Atención
Si lo consideramos como su capacidad de respuesta vemos que sería muy importante a la hora de proceder a su motivación.

Deseos de agradar
Contrapuesto al autointerés. Si el animal tiene ganas de agradar, será más fácil conseguir el objetivo y además evitaremos en muchos casos la auto-recompensa, es decir, que cuando esté cansado no intente coger él mismo algo como recompensa.

Iniciativa
Es la capacidad resolutiva del perro. Es muy importante que el perro aprenda él solo a resolver determinadas situaciones porque en muchos casos el guía no estará allí para ayudarle. Esto se consigue a base de practicar y que el perro vaya adquiriendo experiencia.

Persistencia
A veces la localización de una víctima puede resultar complicada, bien por lo complicado del terreno o por las condiciones climáticas, por lo que el perro deberá emplearse a fondo y ser persistente en su tarea.

perro-rescate

Intensidad
El perro deberá implicarse en la búsqueda (en la respuesta al estímulo) y cuanto mayor sea su intensidad, más efectivo será su trabajo.

Energía
Lógicamente necesitaremos un perro con un alto poder físico.
Sensibilidad
Es el umbral de respuesta al entorno y/o los estímulos, por lo que sus niveles de sensibilidad deberán ser equilibrados.

Solidez
El perro no deberá tener una respuesta extrema a los estímulos, deberá ser un perro equilibrado.

Adaptabilidad
Es evidente que el perro va a necesitar adaptarse a todo tipo de cambios en su entorno: ambientes, terrenos, climas, etc.
Comportamiento lúdico
El juego es algo muy importante en el entrenamiento del perro. Para ello se utilizará el objeto que más le guste al animal. Antes de trabajar, la víctima “jugará” con él muy intensamente para despertar su instinto de caza, motivarle al máximo y, finalmente, esconderse. Cuando el animal logra encontrarla, ésta deberá jugar de nuevo y con total intensidad hasta que se le guarde. De esta manera el animal crea una asociación entre la búsqueda y la recompensa final y así aumentará su motivación.

ENTRENAMIENTO
El entrenamiento de un perro de rescate no acaba nunca, hay que practicar continuamente para conseguir que el animal esté en condiciones óptimas para poder acudir a una situación real. Es muy importante hacer que el animal se enfrente a situaciones nuevas para que aprenda a resolverlas y así adquiera seguridad e independencia. Para ello, además del entrenamiento básico de rescate existen multitud de disciplinas muy útiles que le ayudarán a desarrollarse tanto física como psíquicamente:
Obediencia
Una buena obediencia es imprescindible en cualquier perro de trabajo y además aumentará el vínculo con el guía.

rescate-canino-escombros

Agility
Es fundamental que el perro aprenda a moverse con soltura por lugares difíciles, a saltar obstáculos, pasar por túneles, etc. Esto le dará confianza y seguridad en sí mismo y, muy importante: en el guía.

Rastro
El perro realiza la búsqueda de rescate básicamente por venteo, pero si aprende a seguir un rastro aumentará su capacidad de búsqueda y se desenvolverá mucho mejor porque tendrá más recursos. Pero es muy importante que el perro sepa bien lo que tiene que hacer; si no tenemos cuidado podríamos cometer errores.

Defensa
Como en todas las disciplinas, si se trabaja bien no supondrá ningún problema, al contrario, aumentará la confianza en sí mismo.
En general, todo lo que sea trabajar con el perro irá en su beneficio, aumentará su capacidad de aprendizaje, desarrollará sus instintos y reforzará el vínculo con el guía.

CONCLUSIONES
Dado que no hay un perro idéntico a otro y que las situaciones varían continuamente, es evidente que las posibilidades son infinitas. Es por eso que las técnicas empleadas en el entrenamiento de un perro de rescate son muy variadas. De hecho, aquí hemos hablado de un perro entrenado con una método concreto, cuando existe un gran número de técnicas distintas para lograr el objetivo, que en todos los casos es el mismo: localizar víctimas. Pero todas estas técnicas tienen un denominador común, se realizan en base a los instintos del animal, de ahí la importancia de conocerlos y saberlos aprovechar al máximo para conseguir que el perro realice su tarea con la mayor motivación posible, que le guste lo que hace. (difícilmente conseguiríamos algo si el perro buscara sólo porque se lo ordenáramos).
En conclusión, es evidente que aún queda mucho por aprender acerca de los instintos y de las conductas caninas, pero cuanto más conozcamos, mejor podremos aplicarlas en nuestro trabajo con el perro y así conseguiremos mejores resultados.

 Los instintos mas implicados en el trabajo del perro de rescate son:

Instinto de caza
En un perro de rescate, como en otros perros de trabajo, cuanto más elevado sea su instinto de caza, más fácil será conseguir una motivación alta que será la que mueva al animal a realizar el ejercicio que nosotros queramos. Sin él sería mas complicado conseguir activar al perro.

Instinto de presa
Se desarrolla a continuación del instinto de caza y es fundamental a la hora de recompensar al perro.

Instinto de búsqueda
El perro, a través de este instinto, intentará localizar su presa, en este caso, la víctima.

RASGOS DE CARÁCTER
El perro deberá tener unos rasgos de carácter determinados en función de la tarea que va a desempeñar y cada rasgo deberá tenerlo en un grado determinado. Algunos de estos rasgos están íntimamente ligados entre sí y no existe una división que los separe definida y claramente, pero son fundamentales a la hora de conseguir un entrenamiento óptimo del animal.

Algunos de estos rasgos son:

Atención
Si lo consideramos como su capacidad de respuesta vemos que sería muy importante a la hora de proceder a su motivación.

Deseos de agradar
Contrapuesto al autointerés. Si el animal tiene ganas de agradar, será más fácil conseguir el objetivo y además evitaremos en muchos casos la auto-recompensa, es decir, que cuando esté cansado no intente coger él mismo algo como recompensa.

Iniciativa
Es la capacidad resolutiva del perro. Es muy importante que el perro aprenda él solo a resolver determinadas situaciones porque en muchos casos el guía no estará allí para ayudarle. Esto se consigue a base de practicar y que el perro vaya adquiriendo experiencia.

Persistencia
A veces la localización de una víctima puede resultar complicada, bien por lo complicado del terreno o por las condiciones climáticas, por lo que el perro deberá emplearse a fondo y ser persistente en su tarea.

Intensidad
El perro deberá implicarse en la búsqueda (en la respuesta al estímulo) y cuanto mayor sea su intensidad, más efectivo será su trabajo.

Energía
Lógicamente necesitaremos un perro con un alto poder físico.
Sensibilidad
Es el umbral de respuesta al entorno y/o los estímulos, por lo que sus niveles de sensibilidad deberán ser equilibrados.

Solidez
El perro no deberá tener una respuesta extrema a los estímulos, deberá ser un perro equilibrado.

Adaptabilidad
Es evidente que el perro va a necesitar adaptarse a todo tipo de cambios en su entorno: ambientes, terrenos, climas, etc.
Comportamiento lúdico
El juego es algo muy importante en el entrenamiento del perro. Para ello se utilizará el objeto que más le guste al animal. Antes de trabajar, la víctima “jugará” con él muy intensamente para despertar su instinto de caza, motivarle al máximo y, finalmente, esconderse. Cuando el animal logra encontrarla, ésta deberá jugar de nuevo y con total intensidad hasta que se le guarde. De esta manera el animal crea una asociación entre la búsqueda y la recompensa final y así aumentará su motivación.

ENTRENAMIENTO
El entrenamiento de un perro de rescate no acaba nunca, hay que practicar continuamente para conseguir que el animal esté en condiciones óptimas para poder acudir a una situación real. Es muy importante hacer que el animal se enfrente a situaciones nuevas para que aprenda a resolverlas y así adquiera seguridad e independencia. Para ello, además del entrenamiento básico de rescate existen multitud de disciplinas muy útiles que le ayudarán a desarrollarse tanto física como psíquicamente:
Obediencia
Una buena obediencia es imprescindible en cualquier perro de trabajo y además aumentará el vínculo con el guía.

Agility
Es fundamental que el perro aprenda a moverse con soltura por lugares difíciles, a saltar obstáculos, pasar por túneles, etc. Esto le dará confianza y seguridad en sí mismo y, muy importante: en el guía.

Rastro
El perro realiza la búsqueda de rescate básicamente por venteo, pero si aprende a seguir un rastro aumentará su capacidad de búsqueda y se desenvolverá mucho mejor porque tendrá más recursos. Pero es muy importante que el perro sepa bien lo que tiene que hacer; si no tenemos cuidado podríamos cometer errores.

Defensa
Como en todas las disciplinas, si se trabaja bien no supondrá ningún problema, al contrario, aumentará la confianza en sí mismo.
En general, todo lo que sea trabajar con el perro irá en su beneficio, aumentará su capacidad de aprendizaje, desarrollará sus instintos y reforzará el vínculo con el guía.

CONCLUSIONES
Dado que no hay un perro idéntico a otro y que las situaciones varían continuamente, es evidente que las posibilidades son infinitas. Es por eso que las técnicas empleadas en el entrenamiento de un perro de rescate son muy variadas. De hecho, aquí hemos hablado de un perro entrenado con una método concreto, cuando existe un gran número de técnicas distintas para lograr el objetivo, que en todos los casos es el mismo: localizar víctimas. Pero todas estas técnicas tienen un denominador común, se realizan en base a los instintos del animal, de ahí la importancia de conocerlos y saberlos aprovechar al máximo para conseguir que el perro realice su tarea con la mayor motivación posible, que le guste lo que hace. (difícilmente conseguiríamos algo si el perro buscara sólo porque se lo ordenáramos).
En conclusión, es evidente que aún queda mucho por aprender acerca de los instintos y de las conductas caninas, pero cuanto más conozcamos, mejor podremos aplicarlas en nuestro trabajo con el perro y así conseguiremos mejores resultados.

Fuente:

Isabel Herrán
www.perrosdebusqueda.com